Kómoda, la vida sin energía