Guerra aérea: Ep.2. El fuego

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, los ciudadanos europeos sabían que la amenaza vendría del cielo y que ellos serían el objetivo. Después de aguantar los bombardeos de la Luftwaffe sobre sus ciudades, los ingleses reaccionaron de mano del físico Frederick Lindemann y el mariscal de vuelo Arthur Harris. La noche del 28 de julio de 1943, los bombarderos británicos atacaron Hamburgo causando la muerte de 40.000 personas. Esta insensata estrategia fue pronto cuestionada por los estadounidenses, que afirmaron que era más efectivo bombardear con precisión las industrias estratégicas del Reich. En los países ocupados los bombardeos aliados para liberarlos de los nazis fueron un sinsentido. En Francia causaron casi 60.000 muertes, 12.000 en Bélgica y 9.000 en Holanda. Pero lo peor, estaba aún por venir.

Ver más información de este programa

compártelo en: