12 de septiembre de 2018

Ocho seres prehistóricos con los que convives… ¡hoy!

En la actualidad compartimos el planeta (bueno, todo depende de donde vivas) con una serie de animales y plantas que poco han evolucionado desde la prehistoria. No es que sean unos carrozas, es que sus antecesores no han necesitado adaptarse de igual manera que otras especies para sobrevivir. Son seres prehistóricos.

Pero ahí están, campando a sus anchas. Se trata de especies que llevan sobre la Tierra más de 30 millones de años.

1.- Las especies acuáticas se desarrollaron antes que las terrestres. Aunque no se sabe exactamente su edad, si se han encontrado fósiles de esponjas de mar que datan de hace más de unos 760 millones de años. Una barbaridad. Pero, además, podemos incluir en este grupo de súper veteranos, otros invertebrados marinos como la estrella y el erizo de mar, e incluso los cangrejos.

2.- El cocodrilo es una de las especies que, en la actualidad, mayor semejanza mantiene con los dinosaurios, y eso que tan solo tiene 250 millones de años. ¡Quién lo diría! Quizá “sus arrugas” no le hacen justicia, pero es taaan bello. A pesar de sus movimientos torpes en tierra firme, se desliza por el fango y el agua a gran velocidad. Este potente cazador es uno de los depredadores más grandes de la tierra ya que algunos ejemplares pueden llegar a superar los 500 Kg de peso.

 

3.- El esturión es un magnífico ejemplo del período Jurásico con más de 200 millones de años. Es un pez grande que alcanza perfectamente los 3 metros y es realmente longevo ya que ¡puede llegar a vivir 100 años! Habita en el mar y viaja a grandes ríos de agua dulce donde se reproduce. Podemos encontrarlo incluso en España, aunque quizá por poco tiempo, ya que su pesca intensiva (y otros desastres) le han situado en la lista de animales en peligro de extinción.

4.- Otro pez realmente curioso es el tiburón anguila que tiene más de 150 millones de años. Poco se sabe de él ya que se mantiene alejado de la vista indiscreta del ser humano nadando en aguas muy profundas del océano Atlántico y del Pacífico. Se le ha llegado a llamar “fósil viviente” porque mantiene intactas gran parte de sus características, entre las que destaca su dentadura, nada menos que unos 300 dientes muy finos inclinados hacia dentro, y su cabeza redondeada.

5.- ¿Es un pájaro? ¿Es un castor? ¿Es un submarino? Tiene pico y, aunque es un mamífero, pone huevos. ¡Sí! Hablamos del ornitorrinco. Este entrañable abuelito lleva asombrando a todos desde hace unos 110 millones de años. Se trata de uno de los mamíferos más antiguos de la Tierra y si viajas a Australia, puede que te lo encuentres, pero ten cuidado: los machos tienen unos espolones en sus patas que son venenosos.

6.- Si besas a la rana pintada de Hula no se transformará en príncipe. En realidad, desde hace más de 30 millones de años no se ha transformado en nada, por eso es tan especial. Esta rana llegó a formar parte de la triste lista de animales extinguidos, pero, por suerte, en el año 2011 se volvió a ver de nuevo en las zonas pantanosas del lago Hula (de ahí su nombre) en Israel, de donde es originaria.

7.- -El pelícano es uno de nuestros jovenzuelos destacados, a pesar de su “papada”. Con una presencia de tan solo 30 millones, sigue siendo un pájaro divertido y con mucha picardía. Se encuentra en zonas costeras de España, a lo largo de Europa hasta Mongolia, y en el norte de África. Y una de las cosas más fascinantes de este ave es verlo en pleno vuelo debido a su tamaño, ya que suele superar los 2,5 metros de envergadura.

8.- El mundo vegetal cuenta también con interesantes representantes. Aunque llegaron antes que los invertebrados en forma de algas, son la base alimenticia de los animales herbívoros. Puede decirse que la especie vegetal (terrestre) más antigua es el Ginkgo. Este árbol apareció antes del período Triásico (250 millones de años), del cual se conservan fósiles que lo demuestran. Durante un tiempo, los científicos llegaron a pensar que esta planta había desaparecido por completo de la faz de la tierra hasta que en el S. XVII se descubrió la especie que hoy como Ginkgo Biloba, que nos encanta por sus beneficios para la salud y por su belleza.

Y tú, ¿a cuántos de estos fósiles vivientes conocías?

Fuentes: bioinformatica.uab.es / bioparcvalencia.es / bbc.com / muyinteresante.es / hipertextual.com 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,