21 de marzo de 2019

5 inventos que nos ayudan a proteger el agua

El agua se ha convertido en un tesoro. El agua dulce cada está más amenazada, junto al cambio climático. Existe una serie de actividades cotidianas del ser humano que degradan los ecosistemas de agua dulce, necesarios para la vida, como las explotaciones agrícolas y ganaderas, o la sobreexplotación de los humedales y el vertido de residuos urbanos e industriales. Por este motivo se celebra cada 22 de marzo el Día Internacional del Agua, para defenderla, protegerla, cuidarla y disfrutarla, porque el agua es vida.

Una de las mejores maneras de proteger el agua es controlar su consumo y reciclarla correctamente, especialmente en zonas donde la escasez es mayor y llueve menos.

Algunos investigadores, técnicos e inventores, le dan mil vueltas a su cabeza para crear sistemas que ayuden a aprovechar al máximo cada gota de H2O, y que eviten los peligros de la sequía. Es el caso del ingeniero mexicano, Sergio Rico, que en 2015 creó un polvo, parecido a la sal gorda, llamado “silos de agua” o “agua sólida”. Se trata de una sustancia capaz de absorber y retener el agua de lluvia o regadío, y liberarla según las necesidades de las plantas en los campos de cultivo. Con la humedad, el polvo se transforma en gel, y cuando se queda sin agua vuelve a convertirse en un polvo, que no es tóxico y que se puede reutilizar hasta en 10 ciclos.

El consumo doméstico de agua potable también se puede mejorar y ser más eficiente. Cada vez hay más propuestas de construcción de edificios sostenibles, que incluyen sistemas de reciclado de agua de lluvia, captándola, reciclándola y haciéndola potable, como es el caso de unos arquitectos brasileños. Estos sistemas permitirían ahorrar hasta un 50% del consumo de los hogares. Mientras, en el interior de cada hogar hay muchas opciones para ahorrar y reutilizar eso que se llama “aguas grises”.  Es posible reciclar gran parte del agua residual que se ha utilizado para lavar ropa, platos, en la ducha y el lavabo. Por ejemplo, en cada ducha se llegan a emplear unos 50 litros de agua, y esta se puede filtrar para reutilizarla en otros usos que no requieran agua potable como en el inodoro, el riego del jardín o lavar la ropa.

¿Agua que se come? ¿Y que se puede trasportar en un envase respetuoso con el medio ambiente, ligero y…comestible? Una empresa londinense ha desarrollado un sistema de envasado de agua llamado “burbujas de agua”. Se trata de un envase esférico que almacena 50 mililitros de agua para beber, hecho a base de algas, y que una vez abierto, ese envoltorio se puede beber o utilizar como compostaje. Este sistema es biodegradable y con el se evita el uso del plástico.

Fuente

¿Y por qué no aprovechar el agua de la niebla? En aquellas regiones donde la sequía es un gran problema, pero se da el fenómeno de la niebla, es posible instalar una serie de paneles llamados “atrapaniebla”. Con estos paneles revestidos de un tejido especial, es posible atrapar  la humedad, y convertir las microgotas de agua suspendidas en la niebla en gotas de agua que caen a un recipiente recolector. Después el agua almacenada se utiliza para el riego y el uso doméstico.

¿Conocías alguno de estos inventos? Y tú, ¿qué puedes hacer para cuidar del agua?

Fuentes: nationalgeographic.es / fundacionaquae.org / ecooesfera.com / lavanguardia.com / elpais.com

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,