Salvaje y peligroso

Tenemos profundos lazos emocionales con perros y gatos, pero ¿qué pasa cuando se eligen animales exóticos y a menudo peligrosos como mascotas? ¿Podemos transformar a cualquier criatura salvaje en un compañero solo trayéndola a casa y dándole un nombre? ¿Tenemos derecho a poseer animales salvajes como propiedad? ¿Qué define la línea entre lo salvaje y lo domesticado? Investigamos las profundas relaciones que se establecen entre las personas y sus mascotas exóticas y vemos los extraordinarios desafíos que conllevan, desde su mantenimiento o las preocupaciones de seguridad pública, hasta el comercio ilegal de especies en peligro de extinción. Mientras tanto, los dueños de estas mascotas se aferran al vínculo amoroso que comparten con sus animales y a la práctica de un mantenimiento responsable.

compártelo en: