Las serpientes más mortíferas

El naturalista Nigel Marven se ha embarcado en una misión para buscar algunas de las serpientes más peligrosas del mundo. Con la ayuda de cazadores, científicos y fanáticos de todo tipo, Nigel hará su particular Top Ten en un periplo que le llevará por China, Costa Rica, Estados Unidos y Sudáfrica. En Costa Rica buscará a la serpiente de cascabel muda, la especie de víbora más grande del planeta y a la que los lugareños llaman matabuey. En Estados Unidos el ranking lo lidera la serpiente de cascabel del Mojave, un animal de apenas un metro que tiene una toxina específica en su veneno que la hace diez veces más letal que cualquier otra serpiente de cascabel del país. En Sudáfrica conoceremos la mamba negra, una serpiente rápida y agresiva que puede alcanzar los cuatro metros. Su característica principal es su veneno, un neurotóxico que ataca al sistema nervioso y que tiene capacidad para matar a un centenar de personas. Finalmente en China nos encontraremos con la cobra real, la serpiente venenosa más grande que existe. Su peligrosidad no viene tanto por la toxicidad de su veneno como por la gran cantidad que puede inocular, tanto que incluso podría matar un elefante.

Compártelo en: