Juegos de guerra

En medio de uno de los conflictos más sangrientos de la historia, cientos de soldados encontraron una nueva forma de enfrentarse al trauma de la guerra y el miedo a la muerte: jugando. Entre las trincheras, a pocos metros del campo de batalla donde silbaban balas y estallaban bombas, se oía también el vitoreo de los soldados aficionados al fútbol, al boxeo o al atletismo. Organizaron ligas y campeonatos, premios y medallas, y al igual que en la guerra, hubo vencedores y vencidos. Sembraron la semilla de lo que conocemos hoy como el deporte organizado y dieron su vida para que otros pudieran seguir jugando.

compártelo en: