Hitler y la guerra del petróleo

Poco después del inicio de la II Guerra Mundial, las reservas de combustible de la Alemania Nazi están a punto de agotarse. La guerra relámpago llevada a cabo por los tanques y aviones de Hitler, amenaza con agotar todas las reservas. Su única esperanza es conquistar Bakú, capital de Azerbaiyán y el mayor productor de petróleo del mundo. Pero los soviéticos prefieren borrar la ciudad del mapa, antes que entregársela a los enemigos del III Reich.

compártelo en: