Fantasías fetichistas

El fetichismo e Internet se han dado la mano para sacar adelante un extraño y lucrativo negocio. La comodidad de trabajar desde casa y el anonimato del cliente, han propiciado la aparición de un buen número de productores aficionados que se ganan la vida haciendo realidad las fantasías más increíbles. Desde los que adoran el látex o partes concretas del cuerpo, a los que tienen devoción por globos, tacones o meter los pies en una tarta, Internet está dando respuesta a las inconfesables perversiones del ciudadano medio. ¿De dónde proceden estas oscuras fantasías sexuales? ¿Y qué pasa cuando tus deseos más profundos se hacen realidad? Bienvenidos al mundo del fetichismo a la carta.

compártelo en: