Cuevas imposibles

En las profundidades de la Tierra se esconden enormes cuevas vírgenes esperando a ser descubiertas. Pero dentro de ellas, acecha la muerte: túneles imposibles, derrumbes repentinos e inundaciones inesperadas son sólo algunos de los peligros que se encuentran a cada paso. En Nueva Zelanda, un grupo de espeleólogos adictos al riesgo ha decidido adentrarse en una de las cuevas más profundas del mundo. Completamente incomunicados del exterior, tendrán que atravesar estrechas cavernas, torrentes de agua y acantilados subterráneos, para recorrer los 1200 metros de profundidad y adentrarse en la más absoluta y aterradora oscuridad.

compártelo en: