Rocket Fuel

Berlín salvaje

Tras la etiqueta de ciudad cultural y vanguardista, Berlín esconde una enorme riqueza natural. En pleno invierno, las aves acuáticas buscan un resquicio en el hielo del río Spree o el Landwehrkanal. Con la primavera, los castores empiezan a reparar sus presas, el halcón peregrino del ayuntamiento ocupa su sitio en Alexanderplatz y las ardillas se afanan en cuidar a sus crías. Los más tímidos esperan la noche, los mapaches del Tiergarten, algún tejón despistado e incluso algún zorro encuentra su lugar en la metrópoli. En verano, berlineses y gorriones comparten las terrazas, los gritos estridentes de los vencejos llenan el aire y las colonias de abejas están en plena actividad. El otoño alerta de la inminente llegada del duro invierno, los estorninos se alejan formando vibrantes bandadas y el círculo se cierra un año más. Odisea te ofrece un documental que recoge la intensa actividad de la fauna salvaje de Berlín.

compártelo en: