8 de Mayo de 2017

Un estadio lleno para ver un Madrid-Barça de FIFA en eSports

Los eSports se están asentando como deportes de masas a velocidades brutales.Tal es así que decenas de clubes deportivos tradicionales se han lanzado a fundar sus secciones de eSports. ¿Cuánto queda para que llenemos un gran estadio para ver un Clásico de deportes electrónicos?

Aunque lo normal es que hayas escuchado campanas, es posible que aún no tengas noticias de este tsunami. Tiene mérito, eso sí, porque los aficionados a los eSports (deportes electrónicos) son millones y están entre nosotros.

Las finales de sus campeonatos mundiales, como pasa con el caso del League of Legends, uno de los juegos multijugador más populares del planeta, se disputan en palacios de deportes de gran tamaño. Los organizadores son capaces de agotar 15.000 entradas en pocos minutos. La audiencia global de las competiciones de videojuegos alcanzará los 385 millones de personas. La inversión publicidad, patrocinios, entradas, merchandising y derechos de retransmisión, pasará de los 325 millones de dólares de 2016, a los más de 600 en 2017 y a los casi 1.500 millones en 2020.

Con cifras como estas, no es extraño que las entidades deportivas especializadas en sacar rendimiento económico al deporte se hayan interesado en el mundo del gaming.

El Baskonia, el club profesional de baloncesto de Vitoria, fue el primero que abrió su sección de eSports. Ocurrió en el verano de 2015, poco antes de que el Llagostera se convirtiese en el primer club de fútbol con equipo de videojuegos. En esos clubes, los jugadores son profesionales y viven y entrenan para los juegos en los que compiten.

La aventura del Llagostera terminó de manera prematura, pero un buen puñado de clubes han creado sus escuadras para competir en FIFA 17, el videojuego de fútbol más popular del planeta.

La Real Sociedad, el Valencia C.F., el Sevilla F.C, el Real Betis, el Villareal, el Sporting o el Alavés son algunos de los nombres más destacados del panorama nacional. Más allá de los Pirineos, el PSG, el Manchester City, el Ajax, el Sporting de Lisboa o River Plate, entre otros, se han subido a la ola de los eSports. Con este panorama, no sería raro que el resto de equipos tomaran nota y creasen sus equipos y, de hecho, están en ello.

Un hito que ejemplifica el acercamiento de los eSports a los escenarios tradicionales del deporte ocurrió, no a los ojos de las gradas del Camp Nou en Barcelona, sino en las galerías que hay tras ellas.

El coliseo catalán acogió en febrero la final regional de la PES League Road to Cardiff, una competición internacional de Pro Evolution Soccer 2017, el juego de fútbol que comparte cuota mundial con FIFA. A partir de ahí, construye la escena. Estadio Santiago Bernabéu, por ejemplo. Temporada 2019/2020. El Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona se juegan una buena parte de sus opciones en la liga española. Media hora antes del inicio del comienzo, sus dos equipos de FIFA 20 o PES 2020 se disputan el campeonato nacional en las pantallas gigantes instaladas en el estadio. 90.000 enfervorecidos fans vibran con las jugadas de algunos de los mejores gamers del país. ¿Lo imaginas? Pues posiblemente no haya que esperar ni al año 2020.

Por lo que pueda ocurrir, si tienes hijos y les ves constantemente colgados de la videoconsola, igual es porque están labrándose un futuro como deportistas electrónicos.

Etiquetas: , , , , , , , , ,